Soluciones Brunbit Cloud

Obtenga acceso a correo de clase empresarial, calendario y contactos desde cualquier navegador web disfrutando de la completa experiencia de Outlook con Microsoft Outlook Web App.

Reciba automáticamente el correo electrónico, el calendario y los contactos actualizados en los dispositivos que más utiliza: PCs, Macs, iPhone, teléfonos Android, BlackBerry o teléfonos Windows Phone.

Programe reuniones fácilmente compartiendo calendarios y viéndolos en paralelo, de modo que pueda observar la disponibilidad de sus compañeros y las horas de reunión sugeridas desde su calendario.

Protección frente a correo electrónico no deseado y virus, incluye varios filtros y motores de análisis antivirus.

Proteja la información de sus ordenadores con copias de seguridad remotas y seguras de los dispositivos de almacenamiento que utilice. Utilice una única solución remota de copias de seguridad para todos sus ordenadores, sin importar donde se encuentre.

Cree y ejecute copias de seguridad automáticamente. En cuanto programe las copias de seguridad que se ajusten a sus necesidades, sus datos estarán automáticamente protegidos de forma regular sin que tenga que realizar ninguna otra acción.

Completamente flexible y escalable. Atienda las llamadas desde su teléfono móvil, dispositivo SIP u ordenador en cualquier parte del mundo. Une oficinas con distintas ubicaciones físicas, lo que te facilitará la comunicación diaria.

Sin incrementar costes de inversión ni dificultad técnica. Su centralita estará alojada en la nube, por lo que no necesitará comprar, instalar, mantener o actualizar una centralita física.

Mejore la imagen de su empresa. Podrá personalizar su mensaje de bienvenida, la música de espera, aplique opciones de marcado hacia distintas colas de llamadas según departamentos, y muchas más funcionalidades.

Características y beneficios de los servicios Brunbit Cloud

  • Agilidad

    Capacidad de mejora para ofrecer recursos tecnológicos al usuario por parte del proveedor. La implementación es más rápida y con menos riesgos, ya que se comienza a trabajar más rápido y no es necesaria una gran inversión. Las aplicaciones del cloud computing suelen estar disponibles en cuestión de días u horas en lugar de semanas o meses, incluso con un nivel considerable de personalización o integración.

  • Coste

    Los costes se reducen. Un modelo de prestación en la nube convierte los gastos de capital en gastos de funcionamiento. Ello reduce barreras de entrada, ya que la infraestructura se proporciona típicamente por una tercera parte y no tiene que ser adquirida por un única sola vez o tareas informáticas intensivas y frecuentes.

  • Rendimiento

    Los sistemas en la nube controlan y optimizan el uso de los recursos de manera automática, dicha característica permite un seguimiento, control y notificación del mismo. Esta capacidad aporta transparencia tanto para el consumidor o el proveedor de servicio.

  • Mantenimiento

    El mantenimiento de las aplicaciones de computación en la nube es más sencillo, ya que no necesitan ser instalados en el ordenador de cada usuario y se puede acceder desde diferentes lugares.

  • Escalabilidad y elasticidad

    Aprovisionamiento de recursos sobre una base de autoservicio en casi en tiempo real, sin que los usuarios necesiten cargas de alta duración.

  • Independencia

    Permite a los usuarios acceder a los sistemas utilizando un navegador web, independientemente de su ubicación o del dispositivo que utilice (por ejemplo, PC, teléfono móvil).

  • Seguridad

    La seguridad mejora gracias a la centralización de los datos. La seguridad es a menudo tan buena o mejor que otros sistemas tradicionales, en parte porque los proveedores son capaces de dedicar recursos a la solución de los problemas de seguridad que muchos clientes no pueden permitirse el lujo de abordar.

¿No le queda muy claro? No se preocupe, se lo explicamos.

Introducción, ¿Qué es el cloud computing?

La informática en la nube, concepto conocido también bajo los términos servicios en la nube o informática en la nube, del inglés cloud computing, es un paradigma que permite ofrecer servicios de informática a través de Internet.

Informática en la nube

En este tipo de computación todo lo que puede ofrecer un sistema informático se ofrece como servicio, de modo que los usuarios puedan acceder a los servicios disponibles «en la nube de Internet» sin conocimientos (o, al menos sin ser expertos) en la gestión de los recursos que usan. La información se almacena de manera permanente en servidores de Internet y se envía a cachés temporales de cliente, lo que incluye equipos de escritorio, portátiles, tablets, smartphones, etc.

«Cloud computing» es un nuevo modelo de prestación de servicios de negocio y tecnología, que permite incluso al usuario acceder a un catálogo de servicios estandarizados y responder con ellos a las necesidades de su negocio, de forma flexible y adaptativa, en caso de demandas no previsibles o de picos de trabajo, pagando únicamente por el consumo efectuado, o incluso gratuitamente en caso de proveedores que se financian mediante publicidad o de organizaciones sin ánimo de lucro.

Computación en nube consigue aportar estas ventajas, apoyándose sobre una infraestructura tecnológica dinámica que se caracteriza, entre otros factores, por un alto grado de automatización, una rápida movilización de los recursos, una elevada capacidad de adaptación para atender a una demanda variable, así como virtualización avanzada y un precio flexible en función del consumo realizado, evitando además el uso fraudulento del software y la piratería.